Esta semana el FOVIAL inició el mantenimiento rutinario autorizado por la jueza primero de lo mercantil con una inversión que supera los $868 mil.

La ruta San Miguel – Sirama fue un proyecto “Llave en mano”, a través del cual el contratista se hacía responsable del diseño y construcción de la obra. Se ejecutó en el año 2004. El FOVIAL verificó serios y evidentes daños, por lo que pidió a la empresa una reparación integral de la vía,la cual no se ejecutó por lo que el FOVIAL demandó judicialmente, en defensa de los intereses de los usuarios. Además se demandó al contratista por un monto de $14 millones en concepto de daños y perjuicios.

El FOVIAL trabajará los 33.6 kilómetros en dos etapas a través de dos contratos, con dos diferentes empresas contratistas, quienes atenderán de manera inmediata los tramos más dañados.

La primera empresa se encargará de los trabajos en 16.9 kilómetros entre el redondel Los Leones de San Miguel y el límite departamental de La Unión (desvío San Antonio Silva). Una segunda empresa realizará obras en 16.7 kilómetros entre el límite departamental en San Antonio Silva y el desvío de Los Mangos (Sirama). Entre las actividades a realizar destaca: la demolición de losas dañadas, estabilizado de base, construcción de subdrenes, colocación de carpeta asfáltica en caliente y actividades de bacheo.

La segunda etapa se ejecutará en 2017 e incluye el mantenimiento rutinario de toda la ruta, trabajando también la zona conocida como las Curvas del Gavilán, alcanzando una inversión total de más de $3 millones.

Estas obras que se ejecutan son producto de las gestiones hechas a la jueza primero de lo mercantil quien autorizó las obras a fin de evitar un daño a la población, ya que es un asunto de interés público y de seguridad nacional. Las actividades de emergencia, no son una solución definitiva a la problemática de la vía y solo busca garantizar la seguridad de quienes habitan y circulan por ella.