Este día el Juzgado Primero de Paz de San Miguel  citó a las partes involucradas y dio inicio a la diligencia del peritaje en el juicio de reclamo de daños  en  la carretera San Miguel – Sirama, el cual se llevará a cabo por un equipo de ingenieros peritos nombrados por la juez 1º de lo Mercantil de San Salvador.

El objetivo de FOVIAL en el peritaje solicitado, es probar que la carretera tiene daños y que estos fueron causados por la inconsciencia en la ejecución de la obra imputable a la empresa CONASA.

La ruta San Miguel – Sirama fue un proyecto “Llave en mano”, a través del cual el contratista se hacía responsable del diseño y construcción de la obra. Se ejecutó y finalizó en el año 2004.  Antes del vencimiento de la garantía del contrato, el FOVIAL verificó serios y evidentes  daños, por lo que  pidió a la empresa una reparación integral de la vía, a través de su aseguradora (Suiza Salvadoreña); pero ésta se negó a pagar. FOVIAL demandó judicialmente, en defensa de los intereses de los usuarios. Además se demandó al contratista por un monto de $14 millones en concepto de daños y perjuicios.

El proceso judicial ha durado tanto debido a constantes retrasos fuera del control de FOVIAL, hasta el día de hoy, se ha podido realizar la prueba solicitada, lo que constituye un avance importante del juicio en curso.

FOVIAL, en atención a las necesidades de los usuarios y en apego a la legalidad, tiene todo el interés de resolver esta situación, por lo que posterior al peritaje procederá a solicitar a la jueza de la causa la autorización para hacer reparaciones puntuales a los tramos más dañados y garantizar con ello la seguridad de quienes habitan y circulan por esta importante vía.